Museo viene de musa y robot es una palabra checa

En la palabra museo convergen dos significados que no pueden ser más pertinentes: el aportado por su etimología, lugar frecuentado por las musas —diosas de la memoria— y la denominación romana de una gruta especial para meditar que utilizaban los nobles de la época.

cardenal

Estos lugares me han dado algunos de los mejores ratos que he disfrutado, tanto en mis viajes como en Madrid donde vivo —el retrato del cardenal de Rafael que hay en el Museo del Prado es mi cuadro favorito de todos los tiempos—y para mí constituyen uno de los espacios más civilizados que podemos encontrar.

Pues bien, ahora la Inteligencia artificial y el Big Data, empiezan a contribuir a hacerlos lugares más interesantes, si cabe. Tal como la página dosdoce, especializada en el mundo de libro, publica en el artículo cuyo enlace puede encontrarse al final de este texto, las iniciativas tecnológicas llevadas a cabo en museos de todo el mundo esbozan una suerte de evolución tecnológica que ya se está aplicando en muchos otros campos, pero que en este blog nos resulta especialmente interesante en tanto que se utilizan en iniciativas humanísticas.

Los museos han empezado a utilizar bots, apps diseñadas para contestar preguntas sobre aspectos concretos de obras y que, tal y como hace el Museo de Brookyn, pueden utilizarse conjuntamente con las respuestas proporcionadas por expertos. El siguiente salto tecnológico para estos bots es aprender a procesar el lenguaje natural y, de forma lateral, las emociones de los visitantes —proyectos como el llevado a cabo en Pittsburgh, que utiliza los datos procedentes de Internet para mostrar el estado de ánimo de toda una ciudad mediante los colores de su edificio más representativo, son semilla de proyectos futuros—. Y si esa capacidad se inserta en un robot, obtendremos máquinas capaces de contestar preguntas y de entender el estado de ánimo de los interesados, utilizables tanto para hacer accesibles las obras a las personas con discapacidad, como para atender a los estudiantes más aplicados.

Pero toda esta tecnología, concebida para enriquecer la experiencia de visita a las ubicaciones físicas, apenas tiene implicaciones en el propio análisis de las obras de arte. Todo lo contrario de lo que están consiguiendo el aprendizaje profundo (deep learning) —que añade valor a las colecciones, pues permite una mejor clasificación, reconocimiento y búsqueda online de las mismas, relacionándolas con otras obras— y el aprendizaje automático —el uso de la minería de datos y Big Data permite reconocer patrones y relaciones, por ejemplo durante las visitas, lo que permite enfocar de forma predictiva el montaje de exposiciones y la estrategia digital para darlas a conocer—.

En cualquier caso, no resulta difícil imaginar un futuro en el que los museos nos ofrezcan la posibilidad de crear nuestros propios itinerarios entre obras y que a mí, por ejemplo, podrían llevarme desde El cardenal a la Escuela de Atenas, y de ahí, por vericuetos impredecibles —y eso es lo más interesante de todo este asunto— hasta la obra fundacional del arte contemporáneo, la Fuente de Duchamp. Y ese recorrido sería mío y solo mío y dependería de mi comportamiento en el museo ese día, de mi estado de ánimo, de las obras en las que suelo pararme más tiempo de lo habitual y, como todo en la vida, del azar que dirigiera mis pasos esa jornada.

Y no sé a ustedes, pero a mí todo esto me parece fascinante.

El enlace al artículo mencionado es el siguiente:

http://www.dosdoce.com/2016/12/13/inteligencia-artificial-museos-e-instituciones-culturales/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s